martes, 23 de octubre de 2007

El año que solo tuvo otoño.

Si me miras las manos. Veras que tiemblan. Te diré que por el frío. Y sabrás que te miento.

Mírame la palma de las manos. Y veras que no hay lineas. Me las quito un ladrón, un ladrón de tiempo.

Ahora mírame a los ojos. Veras que los cierro, pensaras que no te miro, y sin embargo te observo.

Pensaras que estoy lejos, y aun así tengo un espacio que te resulta molesto. Porque aunque me aparte, se que estoy en medio. Porque aunque me vaya, siempre me encuentro volviendo.

Esto me sucede en el año sin verano, ni invierno. En el año donde donde todo se tiño del marrón de la hojarasca, del gris del cielo. Allá donde los arboles sienten frió, por las hojas que perdieron. Allí me encuentro. Esperando a que reviente la primavera que llevo dentro.

Pronto pasara este año sin verano, ni invierno.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No……. niño no,

No hay otoño, sin invierno y sin invierno no hay primavera. Pues solo las lagrimas de nieve en su deshielo permiten restituir las flores en el estío

Hiberna si quieres…… pero despierta, que el tiempo pasa y el mundo gira igual…… lento pero impertinentemente constante

Malito dijo...

El año que solo tuvo Otoño....el año q te subiste a la montaña rusa te hizo bajar vertijinosamente para no poder sentir el resto de las estaciones,por eso chico,sólo queda un segundo, una ultima recta antes de volver a subir a la cima de esa montaña,de la cual ya nunca más te bajaras...
Desde la cima observaras que tus manos ya no tiemblan y tu mirada ve mucho mas allá del infinito ...es tu tren llegando a la estación final y las estaciones volveran a pasar...
Tu latido es fuerte,muy fuerte ya...ANIMO!!!

Diario de una tesis dijo...

No te sientes a esperar a que llegue la primavera, a que pase este año huérfano de algunas estaciones. No. Sal a buscarla, a perseguirla, sal a buscar lo que te hace vivir, lo que hace que esta vida merezca la pena vivirla desde el principio hasta el fin. Si te apetece tomarte un descanso, tómatelo pero no te duermas en él, no te quedes ahí sentado esperando a que pase el tiempo. El mundo solo es de los que pelean por aquello en lo que creen y en lo que quieren.

Lo positivo de este viaje es que tienes a muchas personas que te quieren ver siempre en tu primavera, en tu plenitud, en tu felicidad. No dejes de agarrarte a esas manos que te prestan las ayudas necesarias, agárrate a ellas y sigue tu viaje.

Una última cosa: la felicidad se encuentra en las pequeñas cosas.

Besicos

P.D.: No eres el único que tiene ganas de que se acabe este año gris. El mío hace tiempo que no recuerda una primavera...

Anónimo dijo...

En esta temporada fria, gris, de "ni fu ni fa", por lo menos tendremos la capacidad de agarrar fuerte un cafe calentito con las dos manos y, tras respirar ese agradable "humillo" que todo lo templa pensar: Buff, mañana seguro que sale bueno para correr, salir, reir, hablar, aprender, disfrutar de todo lo que el sol hace brillar.

Vive cada uno de los momentos. Buenos y malos. Observa, analiza, archiva y a por todas con el siguiente.

Vamos equipo!!!!!!!!!!