martes, 9 de octubre de 2007

Ciudad calor.

Me contaron una vez de una ciudad cuyos habitantes prácticamente carecían de sentidos. Ni veían, ni olían, ni por supuesto oían. Dependían absolutamente del tacto para comunicarse.

La vida era complicada en esta ciudad. Comprended lo difícil que es saber que una cosa es bonita solo por el tacto. Sin embargo la evolución les guardo una preciosa forma de comunicación: El calor.

Ante la ausencia de información era de necesidad imperiosa hallar alguna forma para discernir entre lo inerte y lo vivo, y ellos aprendieron a entender el calor. Al principio fue complicado diferenciar las piedras calientes por el sol, de las personas.

Pero solo era cuestión de tiempo, y una vez adquirida la habilidad fue sencillo comprender cual era la procedencia de cada sensación. Con ello ademas descubrieron que no había posibilidad de mentira.

Así aprendieron a alejarse del fuego de la ira. A reconocer a los amigos por la llama de sus manos. A disfrutar del agradable calentamiento de una chaqueta prestada. Al calmo bochorno que produce el beso de una madre. A diferenciar entre el calor del corazón, del calor que no es del corazón.

Me pregunto que encontraría en nosotros un habitante de esta ciudad tan especial. La verdad, no tengo ni idea de lo que encontraría en mi.

Me parece que buscare en el mapa el lugar donde se esconde este lugar, así que me enseñen a diferenciar entre lo que es calor, y lo que es el frió mas absoluto que nadie ha conocido.

4 comentarios:

rosita dijo...

Amigo mío, no necesitas ir a esa ciudad, esa habilidad de la que hablas se encuentra en nuestro interior. “Simplemente” debemos tener el suficiente valor para desprendernos de lo aprendido y abrir los ojos por primera vez en nuestra vida. La cuestión es, ¿queremos conocer la verdad?.
Por último…, perdóname de todo corazón por el plantón del jueves.

Ana dijo...

Bueno espero no te moleste mi firma. Lei tu comentario en el blog de Meiga y quiero felicitarte. tu blog es hermoso. me encanta lo que escribes. Me llamo y soy de Argentina. y con respecto al post. si sabes algo de ese lugar me gustaria que me cuentes. vengo equivocandome mucho ultimamente. problema para diferenciar los calores creo :/
te dejo muchos besitos y te deseo mucha suerte

meiga dijo...

holaaaaaaaa jajajaj solo una corbata??? mmmm ya se, corbata, zapatos y calcetines negros no??? jajajaj tampoco seria mal plan ;-)
Oye, tu no iras a las mismas bodas que yo, no??? :-P
Oye pues nada, que te lo pases muy bien, que ligues mucho, que elijas buena corbata.... y que disfrutes!!!!

mmmmmmmmuuuuuuuuaaaaaaaaakkkkkkkk
volvere, a ver como te fue....

jlx dijo...

Rosa: Yo siempre quiero conocer la verdad, pero lastimeramente,a veces es difícil conocerla cuando eres tu mismo quien te dice las mentiras. La realidad, como tu dices, nace en tu interior, pero lo que cuesta no es conocerla, sino aceptarla. Un besazo.

Ana: Por supuesto que no me molesta tu comentario, por contrario, es todo un halago para mi.

Respecto a lo demás, deberíamos buscar en alguna agencia billetes para ciudad calor. De todas formas no se porque, pero me parece que deberíamos empezar a buscar por Argentina. ;-p

Muchos rebesos para ti.

Meiga: Gracias por la visita, que espero no sea la ultima. Ojala fueran las mismas bodas, así tendría alguien a quien coger del brazo. Y si, con una corbata sobra. Que entre regalos y despedidas el bolsillo no va a estar muy alegre.
Disfruta de tus bodas.

Te mando un buen puñado de besos ricos.

Por cierto, me voy a tomar la libertad de añadir un enlace de vuestros blogs al mio. Espero no os importe.